Si las primicias son santas, también lo es la masa restante; y si la raíz es santa, también lo son las ramas. Romanos 11:16

Si la raíz es santa, también lo son las ramas, por eso uno debe ocuparse de tener la raíz adecuada para obtener las ramas deseadas.

La mayoría de las personas trata de arreglar las ramas, cuando en realidad debería trabajar en la raíz.

Esta es una mentalidad de maquillaje, que es habitual en este tiempo, donde tratamos de disimular las cosas, de aparentarlas en vez de arreglarlas desde su origen.

La raíz establece, sostiene, mantiene, Lo primero es la raíz, desde la cual el resto es determinado.

Si quieres construir una vida sólida, ocúpate en tener la raíz adecuada y, entonces, las ramas serán las apropiadas.

·        Si le das el primer lugar a Dios, las cosas estarán en su lugar.

·        Si eres prudente, tendrás tranquilidad.

·        Si eres perseverante, concretarás las cosas.

·        Si eres disciplinado, estarás preparado.

·        Si eres auténtico, serás respetado

Si hay alguna rama, en algún área de tu vida, que no está como deseas, necesitas trabajar en la raíz.

Por ejemplo si tú como raíz (padre de familia) te mantienes santo, tu descendencia debe permanecer santa, no puedes pedirles a ellos que hagan lo que no te ven hacer y que dejen de hacer lo que tu si haces, debes preocuparte tanto por mantenerte en santidad como el que ellos se mantengan santos, recuerda que la raíz nutre al resto de planta tomando de la fuente lo que necesita.

Te invito como raíz para que te acerques a Dios pues es la fuente que te ayudara a sostener, establecer y mantener tu vida , tu familia, tus sueños y anhelos con los nutrientes necesarios que te harán alcanzar los frutos que estas esperando.

No te olvides que por más que actúes en la rama, si la raíz no es cambiada, no cambiará esa situación.

·        Cuando colocas una raíz de santidad, estarás santificando toda tu vida.

·        Cuando quitás una raíz de amargura, estarás alegrando tu vida.

·        Cuando colocas una raíz de generosidad, tendrás una vida generosa.

·        Cuando quitás de raíz el pecado, tendrás una vida victoriosa.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.